"Mirar las cosas de cara, ser capaces de sorprendernos, tener curiosidad y un poco de coraje; saber preguntar y saber escuchar; evitar los dogmas y las respuestas automáticas; no buscar necesariamente respuestas y aún menos fórmulas magistrales" (Emili Manzano)

domingo, 3 de agosto de 2014

PSIQUIATRÍA, ¿UNA ESPECIALIDAD PARA FRACASADOS?

Psychiatry- a specialty for failures? es la contundente pregunta que se formula Anna Mead-Robson, una estudiante de quinto de medicina del St George’s, University of London, y que publica en la sección Junior Doctors de la versión online del British Medical Journal. 
Repasa diversas experiencias durante sus años en la facultad que transmiten las opiniones de estudiantes y docentes acerca de la psiquiatría como profesión.
Una vez conocí un estudiante que suspendió los exámenes de primero. "No pasa nada", dijo mientras yo trataba de consolarle. "Sé que no soy muy brillante, pero siempre puedo ser psiquiatra al terminar la Facultad".
Dos años más tarde, cuando manifesté interés por la psiquiatría, un médico me dijo: "Sabes que eres lista, ¿verdad? No tienes porqué dedicarte a eso, si quieres puedes ser un médico de verdad"

Y sigue:

Hasta empezar la Facultad no tenía ni idea de que se consideraba la psiquiatría como una especialidad "no-médica" para fracasados. Me decepcionó descubrir que una disciplina que parecía intelectualmente apasionante se había ganado esa reputación. No soy idiota y no quiero ser considerada como tal si me dedico a la psiquiatría. Además resulta insultante para los pacientes con trastorno mentales que los estudiantes que suspenden sean animados a dedicarse a la psiquiatría como último recurso. Los psiquiatras tienen el privilegio de tratar a a algunos de los sujetos más vulnerables de la sociedad, y la profesión debería atraer a los estudiantes de medicina más humanos y brillantes, no a los que abandonan.

Sé que mis experiencias no son la excepción. Una encuesta presentada en el Congreso del Royal College of Psychiatrists (UK) mostraba que la mayoría de médicos señalaban la psiquiatría como la especialidad médica menos respetada. Además, muchos psiquiatras decían sentirse estigmatizados en su profesión: el 41% de los psiquiatras encuestados opinaban que sus recomendaciones no eran valoradas por sus colegas no psiquiatras.

La mayoría de nosotros, en mayor o menor medida, ansiamos ser respetados. Yo, como la mayoría de los estudiantes de medicina, me he quemado las pestañas durante todos estos años. ¿Realmente quiero escoger una profesión que me dará una sensación de incomprensión y menosprecio?

En la actualidad la Facultad establece una conferencia de un día para atraer a la nueva generación hacia la psiquiatría, a la que he atendido esta semana. Los ponentes de este año han resultado ciertamente inspiradores, pero temo que haya sido predicar a los conversos.

"¿Cuánta gente aquí quiere ser psiquiatra?", preguntaba el Professor Dinesh Bhugra al inicio del día. Todos levantamos nuestras manos confiados. Un estudiante gritó entusiasmado: "La Psiquiatría es lo mejor"

Al avanzar el día, la charla del Profesor Nick Craddock acerca de "Mitos acerca de la psiquiatría" fue bien recibida, pero dudo que cualquiera de los que deseábamos ser psiquiatras creyéramos con anterioridad los mitos citados. Si crees que "la salud mental no es tan importante como la salud física" y "los tratamientos psiquiátricos no funcionan" ¿vas a tirar tu tiempo y tu dinero acudiendo a una conferencia sobre la psiquiatría? El reto está en llevar el mensaje a los que quieren ser cirujanos.
La conferencia reforzó mi creencia de que la psiquiatría es una especialidad fascinante e intelectualmente exigente, pero al volver a la Facultad de Medicina sé que todavía es una opinión minoritaria. 

No estoy diciendo que los estudiantes de medicina deban ser psiquiatras, porque claramente no es una especialidad para todo el mundo. Pero, ¿no podemos hacer más para detener las actitudes antipsiquiátricas corrosivas que parecen tan prevalentes en al profesión médica?

Uno de los retos es aprender cómo responder a un colega que emite un comentario mal informado. La mayoría de los psiquiatras que conozco son gente amable y considerada. Pero a veces es difícil ser amable y asertivo. En ninguna ocasión que me han planteado que la psiquiatría era para los estudiantes menos dotados intelectualmente he contraatacado. Tan solo he sonreído, he ladeado mi cabeza empáticamente, y a través de una serie de amables preguntas he intentado comprender mejor los delirios de esta pobre gente. 

¿Se han convertido en esto debido a una experiencia traumática en la Facultad de Medicina? 

¿Están genéticamente predispuestos a menospreciar la psiquiatría? 

Tal vez innovadoras técnicas neuroimagen nos ayudarán a entender más en el futuro .... Sí. Estoy hecha para la especialidad.

Anna Mead Robson


La ironía de las reflexiones finales, no oculta una realidad que en un momento u otro todos hemos percibido independientemente de la generación y el paísAunque un amigo mio, también psiquiatra,  dice que no tenemos ése problema en España:
 "En España no se menosprecia al psiquiatra; se menosprecia a todos los médicos por igual". 

De todas formas algo de autocrítica no iría mal, y es que los psiquiatras a lo largo de la historia han demostrado ser:

avariciosossoberbiosenvidiososiracundosvoraceslujuriosos 
perezosos 



1 comentario:

  1. Soy veterinaria, mi profesión está aún más menospreciada que la medicina en España, y además soy etóloga, ¡que le pasa lo mismo que a la psiquiatría, dentro de las especialidades veterinarias! y tengo TOC, me encuentro con el estigma de las enfermedades mentales en animales y en personas, es frustrante

    ResponderEliminar